lunes, 24 de septiembre de 2012

Cuando la motivación te lleva a crecer


 
Este fin de semana estuve viendo una película basada en una historia de superación personal que me ha encantado, “Soul Surfer”.  Se trata de la biografía de Stephanie Hamilton, una surfer que el 31 de octubre de 2003, al ir a surfear en una playa de Kawai con sus amigos, estaba acostada en su tabla con su brazo izquierdo colgando en el agua, cuando un tiburón tigre la atacó, arrancándole su brazo izquierdo justo debajo del hombro quitándole el 60% de su sangre.

Pese al trauma del accidente siempre tuvo una gran motivación y un único objetivo: volver a surfear pese a tener un brazo menos. Solo 10 semanas después del incidente, volvió al mar que la vio crecer y sortear sus olas. Adaptó una tabla hecha a mano que era un poco más gruesa, haciéndola más fácil para nadar. Después de aprender a nadar con un brazo, empezó a surfear completamente. Si no hubiera sido por su valentía, estaría muerta y si no fuera por motivar ella a su familia y automotivarse para lograr su objetivo estaría deprimida o frustrada.

La motivación, constituye una de las claves del éxito tanto en las disciplinas deportivas, como en el ámbito empresarial o en cualquier área de la vida de cualquier ser humano.

En competiciones de alto rendimiento,  ganan quienes tienen la capacidad de encontrar una meta  que les inspiren un apasionado deseo de llegar a cumplir su logro, los que hayan la motivación para luchar más intensamente que sus adversarios, y no se rinden frente a los obstáculos que se les presentan.

En el ámbito empresarial existen diferentes formas de motivar a los seguidores para que interioricen los objetivos. La principal consiste en estimular y tratar de satisfacer en la máxima medida posible la necesidad emocional que todas las personas tenemos de “pertenecer a un grupo”, con el cual desarrollaremos fuertes vínculos emocionales.

Cualquier líder que sea capaz de estimular la motivación intrínseca de los miembros del grupo, aumentando su grado de identificación emocional con éste, conseguirá incrementar la disposición al sacrificio individual voluntario de dichos miembros, a favor del grupo.

Os dejo una frase que leí y me gustó mucho … Lo fácil ya lo hice, lo difícil lo estoy haciendo y lo imposible me tardare pero lo lograre!

Si queréis seguir aprendiendo más  mirad algunos vídeos gratis en Motivación y automotivación .