martes, 23 de octubre de 2012

Yo me formo y no me conformo .... y tú?


 Yo me formo y no me con-formo. Según la Real Academia Española en una de sus acepciones dice que conformase es darse por satisfecho. Desde mi humilde opinión en el saber siempre tenemos que aspirar a más.

Nunca tenemos suficiente dinero, ni el suficiente tiempo, ni la suficiente memoria, ni por supuesto, suficiente formación. ¿ Porqué necesitamos formarnos? 
Dada la situación actual en el mercado laboral, la búsqueda de empleo es una tarea complicada y difícil y el currículum requiere no solo adaptarse al puesto de trabajo sino que muestre que tú, cómo interesado, tienes un bagaje de conocimientos adicionales que estén relacionados con el puesto de trabajo al que optas.
Hay un refrán popular que dice que el saber no ocupa lugar, al final desconoces en qué momento ese conocimiento que has adquirido, te va a servir para algo. Seguramente en la circunstancia menos esperada, tienes que poner en práctica aquello que alguna vez has aprendido. Quizá  para dar un salto y abandonar tu situación cómoda en tu trabajo actual en el que hace años que estás y no te satisface a nivel personal, para cambiar tu actividad laboral o a lo mejor para buscar uno mucho más rentable.
Para poder exigir unas buenas condiciones, es necesario aportar un valor diferencial y cuanto más valor aportes a nivel de aprendizaje, mejores condiciones conseguirás, pudiendo pasar de unas condiciones buenas, a otras realmente excelentes con un poco de esfuerzo.
Tres aspectos pueden ayudarnos a que etapas como las de formación y búsqueda de empleo sean más fructíferas:
Proactividad
Una persona es proactiva cuando se anticipa y busca soluciones a inconvenientes que aun no han tenido lugar, tratando de facilitar los procesos de cambios y evolución. Para quien está formándose ser proactivo significa ahondar en los conocimientos que se quieren adquirir e ir buscando nuevas fuentes, se trata de un proceso de aprendizaje continuo.
Si quieres ser proactivo a la hora de buscar empleo es importante tomarse este proceso de búsqueda como un trabajo y lleva su tiempo y dedicación. No basta con solo actualizar nuestro currículum y revisar las ofertas de empleo. Es importante analizar nuestras fortalezas y debilidades, y elaborar nuestro perfil profesional antes de plasmarlo en él. 

Versatilidad
La crisis requiere que seamos personas más flexibles y nos adaptemos a los cambios. Una persona versátil a la hora de formarse será capaz de asumir que en su currículum pueden faltar conocimientos extras, dándose cuenta que si se forma, tendrá conocimientos en varias áreas y eso en una entrevista laboral le servirá para demostrar que vale tanto para “para un roto como para un descosido”. Una cualidad que las empresas de hoy, en constante proceso de cambio y reinvención, valoran especialmente.

Innovación
Tener una actitud innovadora supone analizar, plantear y desarrollar proyectos de manera distinta a como se vienen haciendo. Podemos utilizar herramientas y aplicaciones del entorno 2.0 que hayamos aprendido al formarnos que pueden servir a la hora de enfrentarse a preguntas “trampa”  o nos aportarán la suficiente creatividad a la hora de diseñar nuestro CV.

Si te ha gustado compártelo! Hasta la próxima ;) 

Fuente foto: depositphotos