domingo, 9 de diciembre de 2012

¿Es una pérdida de tiempo que los empleados participen en las redes sociales?

Tuve la oportunidad de dictar un Taller de #competenciadigital2.0  en Inmark Elearning (@InmarkE) junto a Samer Soufi y a Belén Santorun (@Blemlandia). Particularmente, pienso que fue una experiencia gratamente enriquecedora, pues los asistentes fueron muy participativos y receptivos a nuestros comentarios y sugerencias sobre cómo hacer “networking” o “personal branding”.


Lo que me ha llamado a la atención y es por ello que escribo este artículo, es que algunos de los participantes trabajan en empresas que tienen una importante presencia en las redes sociales; y comentaban que pese a ello participaban poco o casi nada en las mismas, ya que desde la propia empresa se veía como pérdida de tiempo que el empleado lo haga, no era bien visto.

La pregunta es ¿porqué es una pérdida de tiempo que un empleado twitee, comparta, dé me gusta a contenidos generados por la empresa en la que trabaja?

Según ha publicado en una encuesta mundial KPMG, titulada "Going Social: Cómo las empresas están haciendo lo máximo en los medios de sociales", el uso de las redes sociales en las empresas tiende a ser beneficioso para ellas, incluyendo la mejoría del bienestar laboral de sus empleados.

Las empresas deberían permitir el uso de las redes sociales  a sus empleados porque:

a)  Podrían saber lo que el empleado piensa sobre su compañía. Qué imagen mental tienen sobre la misma.

b) Debido a que las redes sociales son un medio excelente y necesario para el desarrollo de la marca interna, pueden desarrollar “branding” interno.

c) Mejorar las relaciones con los y entre los empleados. Aquí puedo hablar desde la experiencia, en la empresa para la que trabajo (KWAWU)  todos podemos hacer uso de las redes sociales, y hay que ver el “buen rollito” que hay entre quienes las usamos, se genera una complicidad y una forma cercana de comunicarnos, parecida a estar de sobremesa luego de una comida de empresa.

d)  Proteger la marca y reputación. No dejar que los empleados participen de las redes sociales o que su compañía no lo haga, es un verdadero suicidio. Que la empresa no esté en las redes sociales, no quiere decir que no se hable de la misma. La marca y la reputación valen lo suficiente para correr el riesgo de estar allí y ser parte de una comunidad.

e) Si es un profesional que está muy ligado a la empresa, se identificará y alineará con la misma, aunque sus opiniones sean personales. Ayudará a ganar visibilidad a la empresa, puesto que muchas personas  quizás no siguen a la empresa y pueden hacerlo a uno de sus trabajadores.

f) La difusión de los mensajes de la empresa pueden verse multiplicados por el número de perfiles profesionales, también las informaciones, los productos, etc. Debido a que muchas veces el empleado mantendrá relaciones con clientes o proveedores a través de las redes sociales.

Ojalá que las empresas se den cuenta de todos los beneficios que trae que sus empleados participen en las redes sociales y que les dejen “perder su tiempo” para “ganar en presencia de marca”.