lunes, 16 de septiembre de 2013

Que te “movilicen” las ganas de "desconectar"



Si hay algo que estoy aprendiendo desde hace un tiempo es a no estar tan pendiente del móvil. Meses atrás amigos y familiares me trataban de Grosera 2.0 por estar literalmente enganchada a este aparato que llegó a nuestras vidas para solucionárnosla, pero que en muchas ocasiones nos genera más de un dolor de cabeza.

El motivo de que trabajo en Social Media y tengo que estar pendiente de las redes sociales, “en modo guardia”, ha sido la excusa perfecta que utilicé durante mucho tiempo para estar más pendiente de mi móvil que de los que me rodeaban. Hasta que llega el día de parar y decir que estoy haciendo? Evaluar lo que me estoy perdiendo… Te lo has preguntado? Esto no quiere decir obviamente que pueda dejar de mirarlo cada tanto, pero dejar de entrar si no han saltado las alarmas, claro que si! Al fin y al cabo tú tienes el poder de desconectar los datos móviles, no?


Un reciente estudio de la compañía de análisis Qualified Impressions, tras evaluar el comportamiento de miles de personas, ha llegado a la conclusión que el uso del móvil a acabado con nuestra educación. La compañía asegura que los adultos tan sólo mantienen contacto ocultar directo entre el 30 y el 60% de la conversación. El otro día a la salida del cole de mis hijos, me puse a observar y dos madres cada una con su móvil en la mano, hablando sin mirarse, se despiden y cada una sigue con el mismo en la mano whatsappeando o vaya a saber qué, sin prestar atención a lo que le estaba preguntando su hij@

Te acuerdas cuando había sobremesas de trabajo o familiares? Pues fíjate cuantas hay en los restaurantes cuando salgas a comer, seguramente habrá gente sacando fotos a su plato, para colgarlo en su red social favorita y esperar los comentarios al respecto.

Recuerdas cuando se buscaba la complicidad de la mirada? Cada vez se reduce más y más el contacto cara a cara, empezamos a perder los matices de la expresión facial, el lenguaje corporal como así también la posibilidad de conocer a la persona que tenemos enfrente. No todo el mundo tiene la capacidad de establecer rápidamente vínculos, y lo que se pierden por estar usando el móvil o estar pensando en sus cuestiones. Una forma de generar vínculos es interesarte por lo que te está contando quien está del otro lado. Cuando alguien te está hablando, generalmente te dará información sobre ellos mismos, sus sentimientos y su vida. A menudo por estar en nuestros mundos conectados, desaprovechamos la oportunidad que tenemos de conocer a la otra persona.

Pese a lo que te he expuesto claro que el móvil tiene grandes ventajas si lo usamos adecuadamente, dos de ellas son:

La movilidad: Desde un pequeño dispositivo accedes a la búsqueda, selección y procesamiento de la información, la colaboración y la co-construcción del conocimiento. Es decir nos sirve para aprender, darle este uso puede generarnos grandes beneficios profesionales y personales. Antes teníamos que esperar llegar a casa para buscarlo en la enciclopedia, o llegar a la oficina para buscar material online, ahora desde la palma de nuestras manos lo googleamos y san se acabó!

La conectividad: Al estar a toque de clic, favorece el intercambio de información, además del trabajo colaborativo. Si esta conectividad es usada adecuadamente favorece la comunicación, la creación de redes y las comunidades virtuales de aprendizaje.

Por último y para reflexionar, como sabéis soy una gran defensora de las redes sociales y los vínculos que he generado en ellas, pero no crees que todo tiene un límite? Tal vez una llamada o una desvirtualización con quien has conocido en las redes te enriquezca mucho más que estar enganchado al móvil.