martes, 1 de octubre de 2013

¿Sabías que la tendencia es pensar con el corazón?


La semana pasada hice un curso de “como pensar con el corazón” y realmente fue una experiencia estupenda para abrir mis ojos y darme cuenta que no se trata de un simple órgano, sino que es el más importante de nuestro cuerpo, no solo porque bombea la sangre que nos permite estar con vida, sino por que decidir con él hace que nuestra inteligencia emocional se agudice y podamos incluso ser más productivos en nuestros trabajos y más amorosos con nuestro entorno, en conclusión vivir. 

En la antigüedad se consideraba que el corazón era el centro de la inteligencia y de la vida. Ya lo decía Aristóteles que el corazón era el centro del ser humano, y los griegos pensaban que todas las ideas y procesos cognitivos tenían lugar en este gran órgano al que pocas veces le hacemos caso.

El corazón sigue siendo un símbolo de nuestras pasiones y creencias más importantes. Relacionándolo con el marketing 3.0 donde la empresa ya no se concentra en el consumidor sino en las personas, frases como “busca con el corazón”, “toca con el corazón”, “pon tu corazón” cobran sentido. Pues es mediante poner el corazón en lo que hacemos que lograremos hacer lo que nos apasiona y obtener esa conexión empresa-cliente que tanto buscamos hoy en día. Y como dice Klotler los clientes desean que los productos y servicios que eligen les llenen, no solo a nivel funcional y emocional, sino a nivel espiritual, es decir lograr un cambio hacia un marketing orientado a valores.

Ahora si lo dicho lo trasladamos al plano personal porqué cuesta amar sin esperar algo del otro, sin contrapartida. Siendo algo tan puro el amor, los seres humanos nos emperramos en hacer las cosas más complicadas de lo son.

Olvídate del café, que no del desayuno ;) y al despertarte por la mañana hazte un hueco para cargar las pilas y establecer un estado de amar porque sí para el resto del día. Prueba una taza de matinal de conexión y comprobarás que la creatividad que muchas veces buscamos y está ahí pero no dejamos que fluya. También verás como surgen conexiones enriquecedoras durante el resto del día, y si aparece una que no lo sea, al estar en sintonía mente-corazón podrás elegir más fácilmente si seguir conversando o relacionarte de otra forma con esa persona.

Si nos lleváramos por lo que nos dicta nuestro corazón, evitando el manipuleo de la razón tomaríamos decisiones más acertadas y seríamos más felices. 

El amor verdadero es inagotable,
 cuanto más damos, más tenemos. 
Y si procede de la verdadera fuente, cuanta más agua sacamos, 
más brota de su caudal.

Antoine de Saint Exupéry


Os comparto un vídeo estupendo “Los corazones rotos” emitido por RTVE. Y según la descripción en su web trata de que la ciencia moderna está descubriendo que el corazón es un órgano mucho más complejo y misterioso de lo que jamás se había pensado. Este documental examina las controvertidas teorías sobre la posible inteligencia emocional del corazón, si las personas pueden morir del síndrome del corazón roto, si nuestra mente puede causar enfermedades del corazón y si el corazón pudiera compartir algunas de las funciones cruciales del cerebro.