martes, 26 de noviembre de 2013

Eres el camino!



Paso a paso, no pares ni te detengas. Vivimos en un mundo de prisas, hiperconectados donde la madre de todas las ciencias, la señora paciencia muchas veces no nos viene a visitar. Queremos todo ahora y ya, lo cual no nos llevará a triunfar, por ello dame la mano y subamos la escalera de un peldaño a la vez.

Falta de confianza en uno mismo que hace que al primero que pase le hagamos la ola, y sobrevaloramos lo que hace, justamente por falta de credibilidad en nuestras posibilidades. No dejes que nadie, ni nada te impida avanzar, que ni una sola persona te diga que es lo que debes hacer, escucha pero la decisión es tuya. Busca en tu interior, tú sabes bien lo que es mejor para ti, solo que casi no te escuchas.

No hace falta que te internes en un bosque donde no haya cobertura para ver tus redes o hablar por móvil, para reencontrarte contigo, contemplar el cielo o los árboles por la ventana crean los mismos efectos relajantes y sanadores, aunque ni para ello nos hacemos hueco.

Abandona las vidas ajenas y vive la tuya que tiene mucho más sentido de lo que parece, nadie podrá hacer por ti, más que tú mismo. Rodéate de talento, pero que éste te acompañe en tu crecimiento, que no te opaque desprestigiándote ni haciéndote dudar de tus capacidades, pues nadie es mejor que nadie, somos distintos y todos brillamos en diferentes ámbitos.

Ser sociable no implica estar rodeados de mucha gente, sino conectar desde la emoción con ellas. Pues conozco mucha gente que tienen muchos contactos y finalmente se encuentran solos, y la soledad es muy mala consejera. Compartir con otros nuestros momentos de alegría, si la amistad es sincera, se duplica esa sensación, haciéndonos sentir mejor con nosotros mismos y con quien lo compartimos. 

Hay personas que se amarían enseguida si conversaran,

Puesto que al hablar descubrirían

Que sus almas estaban solo separadas

Por fantasías y engaños

(Ernest Hello, filósofo francés del sigo XIX)

A veces creemos que lo que hemos logrado es sólo una gota en el océano, pero sin ella el océano estaría incompleto (Madre Teresa de Calcuta). Podemos hacer un mundo mejor, con nuestros actos diarios. De nada te sirve leer frases maravillosas, libros estupendos de motivación, si no lo pones en práctica. Si no le pones amor a lo que haces, si no te brillan los ojos al hablar de tu proyecto, si no empujas hacía adelante estás perdiendo el tiempo.

Cuando alguien te produzca emociones fuertes, intenta no reaccionar llevado por el calor del momento, tranquilízate. Frena a tiempo para hacer frente a tus sentimientos y luego comunícate con el corazón lleno de amor.

A lo largo del día acuérdate de sonreir que tu cuerpo se inundará de sustancias químicas del bienestar, haz que el otro se vaya con ganas de volver a estar contigo. Ama lo que detestas de ti y honra tu poder.