martes, 3 de diciembre de 2013

#Marketing en Navidad



Estas navidades muchas empresas han puesto en marcha su plan de marketing para ganar clientes y aumentar sus ventas, y desde mi punto de vista lo conseguirán aquellas que sepan llegar al corazón de las personas.

Se trata de buscar el equilibrio entre Navidad y Marketing, ver más allá del negocio y privilegiar al ser humano.

Muchas empresas por el solo hecho de competir dentro de su mercado, olvidan el verdadero sentido de estas fechas tan señaladas, sin embargo hay otras que se empecinan por tocar la fibra sensible y estar junto a sus clientes. 

Coca Cola en su spot de Navidad nos invita a repartir el espíritu navideño, nos pide que hagamos un regalo a un desconocido, que no tiene que ser material, por ejemplo invitar a la cena a alguien que está solo, compartir lo que tienes, etc y lo cierra con un magnífico slogan “tú crees en mí, yo también creo en ti”



Dejando un lado el marketing, y ya con un tono más personal, estas fechas son un momento para reflexionar, para hacer balance de un año que se va, para dar la bienvenida a un año nuevo que se inicia y planificarlo con optimismo, proponerse cambiar las cosas que no nos gustan, poquito a poco, pero con paso firme. Dicen que Roma no se construyó en un solo día.

Si bien soy consciente que en Navidades - y sobre todo en España, en Reyes- , se disparan las ventas y hasta los centros comerciales ajustan sus ritmos a estos momentos del año, todos somos hipnotizados para que corramos a consumir. El mensaje de la Navidad es la Paz y el Amor, y lo que menos encontramos entre compras frenéticas y muchas veces carentes de sentido, es esa Paz. Por ello te invito a que compres lo necesario, pensando en qué necesitan los tuyos, consumir con cabeza aunque lo elijas con el corazón.

Aprovecha estas fechas para ponerte en los zapatos de los otros, de los más necesitados. El social media ya lo está haciendo con su evento #Socialmediacare, del cual te invito a participar si puedes. Anímate a donar alimentos a comedores sociales de tu barrio, a una Iglesia y si no crees pues invítale un chocolate caliente con churros a una persona de la calle. Revisa armarios, seguramente tengas mucha ropa que no uses y puedes darla a quienes estén pasando frío. Sino puedes con esto, pues regala tus brazos para abrazar a niños o personas mayores que necesitan cariño, tu sonrisa sincera a la cajera del supermercado, o a tu esposa o marido cuando llegue de trabajar. Regala felicidad!

Identifica las partes que deben morir este 31 de diciembre para comenzar el año con más ganas y renovado, deja de sobrevivir, y vive! En vez de regalar tantos regalos, regálate a tus seres queridos, regálale tu tiempo, tus caricias, tus palabras, tus abrazos, tu esencia.

"Solo un acto de amor verdadero puede descongelar un corazón helado" (#Frozen de Disney)