martes, 24 de septiembre de 2013

MayorMente en las redes


Hace un tiempo que llevo sorprendida de la cantidad de gente mayor que me cruzo en las redes sociales y la verdad es que me encanta compartir con ellos, pues son pura sabiduría, ganas de aprender y sobre todo gratitud. Son digno ejemplo a seguir


Hoy en día el mundo conectado no está reservado solo para jóvenes, sino que este segmento senior va creciendo y queriendo aprender a utilizar las nuevas tecnologías. A mí me causa ternura, a la vez que gracia cuando los veo con sus móviles hablando por whatsapp, tuiteando o comentando fotos en Facebook. Gracia en el sentido que me roban una sonrisa, pues muchas veces se empecinan en aprender todo de prisa como los niños de dos años que manejan sin apenas enseñarles el Ipad o los móviles, pero lo que los mayores no entienden es que los pekes han nacido conectados desde el vientre materno!!

Como sabemos la forma de comunicación ha cambiado y muchos de ellos quieren mantenerse actualizados en un mundo abierto de información. Pero ¿por qué están en este mundo online además de querer capacitarse y mantenerse actualizados? 

- Es una forma de comunicarse con sus seres queridos y más aún si están a 10.000 km, como es el caso de mi abuela que a los 85 años quiere aprender a usar Facebook para poder ver las fotos de sus bisnietos o enterarse que hace su nieta por las redes sociales. Es un mundo que no entiende demasiado pero dice necesitar adaptarse a los nuevos tiempos y estar conectada.

- Otros quieren retomar amistades del pasado y buscan por apellido en Facebook para rastrear a sus familiares o nietos de sus amigos y saber de ellos.

- Los más lanzados se animan a jugar con los juegos sociales y así se pasan largas horas frente a la pantalla divirtiéndose o chateando con sus amigos virtuales en busca de compañía.

- Están quienes no se pueden quedar quietos, como mi “abuelo canchero” que deja plasmadas sus huellas en Facebook, sus 140 caracteres en Twitter con sonrisa incluida, más luego te cuenta que fue a tal evento de networking para conocer a otros emprendedores….hace check in en Foursquare en un restaurante … si Pedro Lalanda hablo de ti, es que no deja de sorprenderme la energía que tienes, las ganas de vivir y seguir aprendiendo día a día y que sepas este post surgió entre otras cosas por la admiración que te tengo. Y como dijo Aristóteles “En el movimiento está la vida y en la actividad reside la felicidad”.

Con Pedro, un ser entrañable

Desde luego las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) pueden ayudar a personas de edad avanzada a disfrutar de una mejor calidad de vida, de gozar de una mejor salud y a vivir en forma autónoma más tiempo. También permiten que se sientan activos en el trabajo o en su comunidad. Su experiencia constituye un gran activo, sobre todo en la actual sociedad del conocimiento.

“En la vejez no nos deben preocupar las arrugas del rostro, sino las del cerebro” (Ramón y Cajal).

Que los mayores se sientan activos y creativos les permite tejer redes sociales, acceder a servicios públicos, a webs, mejorando de esta forma su calidad de vida y reduciendo el aislamiento social. Es tan importante que se sientan acompañados y arropados en una sociedad en la que muchas personas piensan individualmente aunque actúen socialmente.


“Si, por falta de uso, una mente se vuelve torpe en la vejez, la culpa es tan solo de su dueño” (Samuel Johnson) Para pensar, verdad?

lunes, 16 de septiembre de 2013

Que te “movilicen” las ganas de "desconectar"



Si hay algo que estoy aprendiendo desde hace un tiempo es a no estar tan pendiente del móvil. Meses atrás amigos y familiares me trataban de Grosera 2.0 por estar literalmente enganchada a este aparato que llegó a nuestras vidas para solucionárnosla, pero que en muchas ocasiones nos genera más de un dolor de cabeza.

El motivo de que trabajo en Social Media y tengo que estar pendiente de las redes sociales, “en modo guardia”, ha sido la excusa perfecta que utilicé durante mucho tiempo para estar más pendiente de mi móvil que de los que me rodeaban. Hasta que llega el día de parar y decir que estoy haciendo? Evaluar lo que me estoy perdiendo… Te lo has preguntado? Esto no quiere decir obviamente que pueda dejar de mirarlo cada tanto, pero dejar de entrar si no han saltado las alarmas, claro que si! Al fin y al cabo tú tienes el poder de desconectar los datos móviles, no?


Un reciente estudio de la compañía de análisis Qualified Impressions, tras evaluar el comportamiento de miles de personas, ha llegado a la conclusión que el uso del móvil a acabado con nuestra educación. La compañía asegura que los adultos tan sólo mantienen contacto ocultar directo entre el 30 y el 60% de la conversación. El otro día a la salida del cole de mis hijos, me puse a observar y dos madres cada una con su móvil en la mano, hablando sin mirarse, se despiden y cada una sigue con el mismo en la mano whatsappeando o vaya a saber qué, sin prestar atención a lo que le estaba preguntando su hij@

Te acuerdas cuando había sobremesas de trabajo o familiares? Pues fíjate cuantas hay en los restaurantes cuando salgas a comer, seguramente habrá gente sacando fotos a su plato, para colgarlo en su red social favorita y esperar los comentarios al respecto.

Recuerdas cuando se buscaba la complicidad de la mirada? Cada vez se reduce más y más el contacto cara a cara, empezamos a perder los matices de la expresión facial, el lenguaje corporal como así también la posibilidad de conocer a la persona que tenemos enfrente. No todo el mundo tiene la capacidad de establecer rápidamente vínculos, y lo que se pierden por estar usando el móvil o estar pensando en sus cuestiones. Una forma de generar vínculos es interesarte por lo que te está contando quien está del otro lado. Cuando alguien te está hablando, generalmente te dará información sobre ellos mismos, sus sentimientos y su vida. A menudo por estar en nuestros mundos conectados, desaprovechamos la oportunidad que tenemos de conocer a la otra persona.

Pese a lo que te he expuesto claro que el móvil tiene grandes ventajas si lo usamos adecuadamente, dos de ellas son:

La movilidad: Desde un pequeño dispositivo accedes a la búsqueda, selección y procesamiento de la información, la colaboración y la co-construcción del conocimiento. Es decir nos sirve para aprender, darle este uso puede generarnos grandes beneficios profesionales y personales. Antes teníamos que esperar llegar a casa para buscarlo en la enciclopedia, o llegar a la oficina para buscar material online, ahora desde la palma de nuestras manos lo googleamos y san se acabó!

La conectividad: Al estar a toque de clic, favorece el intercambio de información, además del trabajo colaborativo. Si esta conectividad es usada adecuadamente favorece la comunicación, la creación de redes y las comunidades virtuales de aprendizaje.

Por último y para reflexionar, como sabéis soy una gran defensora de las redes sociales y los vínculos que he generado en ellas, pero no crees que todo tiene un límite? Tal vez una llamada o una desvirtualización con quien has conocido en las redes te enriquezca mucho más que estar enganchado al móvil.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Somos sociales, pero comunicamos?

Somos seres sociales desde años luz, y cada vez lo somos más, sino no hubiera existido la necesidad de que se inventen las redes sociales. Nos encanta comunicarnos, pero lo hacemos cuando socializamos? Hace muchos años ya lo decía Aristóteles que “el hombre es un ser social por naturaleza y que comunicarse para él ha sido fundamental para su propia existencia y parte de su esencia intrínseca”.

Al comunicar intentamos influir en el comportamiento de los demás, atrayendo su atención, procurando que nos sigan.  Esto no siempre lo logramos pues tal vez no hay una verdadera sincronización entre lo que comunicamos y quien está leyéndonos o escuchándonos.

Hay estudios realizados que demuestran que apenas registramos la información que recibimos de primera mano mediante nuestra percepción y experiencias.

Para comunicar mejor procura que la información que vas a compartir sea cierta, pues se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, y si te pillan perderás credibilidad. Tal vez en pocas palabras o en 140 caracteres pierdas la imagen que te costó tanto construir.  Al mostrarte creíble es más fácil que en las personas se produzca la magia de la empatía, identificándose con lo que dices o compartes.

Para comunicar hay que mover, emocionar,  como sabes en la era de la comunicación 2.0, quien no sabe despertar la chispa emotiva en los mensajes, contenidos se encuentra fuera del circuito, pues aunque no sea fácil, tampoco es imposible (procura desterrar esta palabra de tu vocabulario desde ya!).

Comunicar emotivamente para generar adhesiones, conquistar el afecto de la otra persona que está del otro lado del portátil, tablet o móvil leyéndote, sintiendo la necesidad imperiosa de identificarse contigo o tu marca y le dé a un me gusta, o un Rt, comparta o deje un comentario. Piensa un segundo en una marca de refrescos, la primera que se te venga a la cabeza…. sería lo mismo si no moviera la fibra sensible, si describiese a sus productos objetivamente sin mover el resorte emocional? Pues no venderían nada, verdad?

La familiaridad juega un papel importante en la comunicación, cuanto más expuestos a una idea, producto o persona, más predisposición existe hacia ellos. Muchas veces la persuasión es paulatina o gradual, no te quiero engañar, el amor a primera vista pocas veces se da, mediante la repetición y nuevos argumentos emocionales se acaba de producir un cambio en la forma de actuar o de pensar.

No te pasa, que comunicas mejor con quien te cae mejor? Esto es instinto puro y no te digo nada si sientes simpatía!. Tal vez ésta sea una buena herramienta para lograr acercarte a las personas, y atraerlas a tu TL.

Como ves comunicar es más que hablar, son gestos, miradas, emociones, emoticones, nos descubren el interior de una persona, por ello debes creer en tu potencial y en el de los demás y aprender a escucharlas o interpretar sus tuits y mensajes.


Cuando se abre la puerta de la comunicación, todo es posible. De manera que debemos practicar el abrirnos a los demás para restablecer la comunicación con ellos. (Thich Nhat Hanh)