lunes, 23 de diciembre de 2013

Gracias a #Navidad vamos a renacer ....



Sé como el agua, fluye! Sacia la sed del que más ganas tiene de beber. Empapa a los demás con tu ímpetu de querer hacer, aunque seas una gota a punto de caer de la rama, aférrate a la hoja y aguanta.

Aguantar no significa sobrevivir, sino sacar fuerzas de tus entrañas para ir hacia adelante, para caminar sabiendo que se puede llegar lejos. Son tiempos difíciles pero si mantienes altas no tus expectativas, sino tu optimismo, el camino será más ameno y porqué no más fácil de transitar.

Navidad es Paz, perdónate y perdona a los que te hayan hecho daño. Navidad es Amor.

Navidad es nacimiento, renace y comienza a vivir una vida nueva, donde tú elijas quien te acompaña en ella. Cada día muere cuando acaba y somos tan necios que no nos damos cuenta. Por ello deja atrás tus lastres con amor y en Navidad vuelve a nacer como cuando fuiste niño, vuelve a la inocencia.

Si en tu mente hay preocupaciones, alégrate estás vivo y tú puedes mejorar. Navidad es gozo.

Estas líneas las escribí días antes de la pérdida de mis dos sobrinos, y aunque estas Navidades tal vez sean un poco tristes, en contrapartida es el cumple de mi peke Paula por lo que me reafirmo en todas y cada una de ellas. En memoria a quienes no tienen la oportunidad de vivir (Juan Bautista y Juan Pedro los amo!) te invito y me invito a que disfrutemos cada segundo de nuestra vida, porque es un regalo que no sabemos cuándo nos la pueden quitar.

Gracias por acompañarme en las alegrías y tristezas. Recuerda al levantar la copa no estarás sol@, estaremos juntos ¡Feliz Navidad y mejor 2014!

martes, 10 de diciembre de 2013

¿Comentas por tu #marcapersonal?



¿Comentas los post o las entradas de un blog por tu marca personal o porque realmente te gusta su contenido? Esta pregunta surge de una charla que tuve la semana pasada con una persona que me dijo que no sabía gestionar mi marca personal, porque de comentar sus post a diario había dejado de hacerlo, y ello podría perjudicarme porque se me vería poco creíble.

Ante todo quiero aclarar que comento las publicaciones cuando me gustan y me tocan la fibra, no comparto por hacer favores, tampoco si no concuerda con mis convicciones, ni mucho menos por hacerle la pelota a nadie. 

No suelo expresar mi opinión cuando un contenido no me agrada, porque yo soy la que cometo mil fallos a la hora de escribir, prefiero callar que decir cosas que no siento y herir gratuitamente. Quizá una persona escriba como los dioses, pero si no estoy receptiva y no me llega su contenido, no veo la razón que pueda dañar mi marca si no se lo comento, al contrario estoy siendo sincera, no juego a hacer un papel.

Las redes sociales son un gran foro romano donde todos podemos hablar de todo y sobre cualquier temática. Y así como es una gran enciclopedia para adquirir conocimiento, sabemos que también se exhibe todo tipo de información sobre nosotros mismos. Son verdaderos altavoces de nuestra reputación, y esa imagen que nos costó tanto tiempo construir se puede derribar con un solo comentario en pocos minutos. 

Quien gobierna mejor nuestra reputación somos nosotros mismos, de la actitud y de los contenidos que emitamos en las redes y de los contactos que tengamos dependerá en gran medida la calidad. Si me permites una sugerenica, no te vendas al mejor postor, recuerda los valores que has aprendido de pequeñit@ y no te dejes influenciar por nadie, eres tú quien eliges qué compartir, qué comentar y que es lo mejor para construir tu marca personal, que no será igual que la de otro porque además de no ser iguales, mejor diferenciarse.

¿Porqué no actuar en las redes sociales como lo hacemos fuera de ellas? Creo que aquí reside el error, no debes crearte un personaje, debemos tratar a los seguidores como si los conociésemos en persona, crear un vínculo que cuando desvirtualicemos nos achuchemos como si hiciera años que no nos vemos, pero nos conocemos!

Dejar el ego apartado, dar más que recibir, ponte la mano en el corazón y piensa si compartes para que luego te vuelva el “favor” o porque te ha gustado. Si no vuelve de esa persona, te será recompensado por otra.

Enseña un poquito de tu vida personal, de tus intereses, no lo cuentes todo porque ya sabes que hay mucho cotilla suelto, si es tu amigo llámalo y se lo cuentas a viva voz. Algunos ya me conocéis bastante, pero la última novedad es que comencé a hacer Yoga, no os puedo contar lo estupendo que es para la concentración, para la flexibilidad, y para el autoconocimiento, igual soy novel ;) 

Intenta conectar personas, tal vez salgan beneficiados en hacer negocios o en jugar un partido de paddle, nunca se sabe.

Expande positividad, intenta plantar la semilla del optimismo por donde vayas, aunque si tienes un día malo mejor callar que ir pregonando pena.


La gente se siente más feliz y realizada cuando su vida es COHERENTE con sus valores e íntimas convicciones

martes, 3 de diciembre de 2013

#Marketing en Navidad



Estas navidades muchas empresas han puesto en marcha su plan de marketing para ganar clientes y aumentar sus ventas, y desde mi punto de vista lo conseguirán aquellas que sepan llegar al corazón de las personas.

Se trata de buscar el equilibrio entre Navidad y Marketing, ver más allá del negocio y privilegiar al ser humano.

Muchas empresas por el solo hecho de competir dentro de su mercado, olvidan el verdadero sentido de estas fechas tan señaladas, sin embargo hay otras que se empecinan por tocar la fibra sensible y estar junto a sus clientes. 

Coca Cola en su spot de Navidad nos invita a repartir el espíritu navideño, nos pide que hagamos un regalo a un desconocido, que no tiene que ser material, por ejemplo invitar a la cena a alguien que está solo, compartir lo que tienes, etc y lo cierra con un magnífico slogan “tú crees en mí, yo también creo en ti”



Dejando un lado el marketing, y ya con un tono más personal, estas fechas son un momento para reflexionar, para hacer balance de un año que se va, para dar la bienvenida a un año nuevo que se inicia y planificarlo con optimismo, proponerse cambiar las cosas que no nos gustan, poquito a poco, pero con paso firme. Dicen que Roma no se construyó en un solo día.

Si bien soy consciente que en Navidades - y sobre todo en España, en Reyes- , se disparan las ventas y hasta los centros comerciales ajustan sus ritmos a estos momentos del año, todos somos hipnotizados para que corramos a consumir. El mensaje de la Navidad es la Paz y el Amor, y lo que menos encontramos entre compras frenéticas y muchas veces carentes de sentido, es esa Paz. Por ello te invito a que compres lo necesario, pensando en qué necesitan los tuyos, consumir con cabeza aunque lo elijas con el corazón.

Aprovecha estas fechas para ponerte en los zapatos de los otros, de los más necesitados. El social media ya lo está haciendo con su evento #Socialmediacare, del cual te invito a participar si puedes. Anímate a donar alimentos a comedores sociales de tu barrio, a una Iglesia y si no crees pues invítale un chocolate caliente con churros a una persona de la calle. Revisa armarios, seguramente tengas mucha ropa que no uses y puedes darla a quienes estén pasando frío. Sino puedes con esto, pues regala tus brazos para abrazar a niños o personas mayores que necesitan cariño, tu sonrisa sincera a la cajera del supermercado, o a tu esposa o marido cuando llegue de trabajar. Regala felicidad!

Identifica las partes que deben morir este 31 de diciembre para comenzar el año con más ganas y renovado, deja de sobrevivir, y vive! En vez de regalar tantos regalos, regálate a tus seres queridos, regálale tu tiempo, tus caricias, tus palabras, tus abrazos, tu esencia.

"Solo un acto de amor verdadero puede descongelar un corazón helado" (#Frozen de Disney)