jueves, 20 de marzo de 2014

Ego ¿clave de la estrategia social media?



La estrategia de muchos perfiles sociales parece estar definida por el ego. Me refiero a esas personas que temen compartir contenidos de su “competidor” o impartir ponencias con él, prefiere tenerlo lejos de su blog, por miedo a que el otro brille más, le surjan más trabajos o gane más dinero. No se da cuenta que sumar es mejor que restar.


En algunos casos, su timeline se compone de artículos escritos por él o de gente que los ha mencionado y su actitud carece de reciprocidad. A esas personas, os digo ¡enteraros que en las redes sociales un yo, pierde fuerza frente a un nosotros!

Dado que las redes sociales son el fiel reflejo de la vida, la clave está en darse a los demás, si no vas a conectar con nadie, haz el favor de cerrar tu perfil, pues date cuenta….aportas poco!

Si crees que tus conocimientos son superiores al de los demás, tal vez tengas complejo de inferioridad, no? Nadie es mejor que nadie, cada uno tiene su forma de hacer las cosas, y no por ello vale menos que tú.

La mayoría de las personas están identificadas con la voz de su cabeza, tienen un sentido del yo (ego) en cada pensamiento, en cada recuerdo, interpretación, opinión, reacción, emoción.

Cuando vives a través del ego, estás luchando constantemente por la supervivencia, intentando protegerte y agrandarte.

“Cuando no reaccionamos al ego de los demás, curiosamente, conseguimos 
que aflore en los otros la cordura” Eckhart Tolle 

Te darás cuenta que estás dejando aparcado tu ego cuando:

1) Liberas de tu interior todo tu potencial, trabajas para ser tu mejor versión, sin fijarte en la mirada del otro, pero teniéndolo en cuenta. Te importa ayudarlo porque así te sientes mejor y el brillo es mutuo.

Comenzarás a compartir en redes sociales y fuera de ella tus conocimientos, pero no para que digan “qué bueno es” sino porque te apetece cooperar, para ayudar a otros a crecer en determinados temas.

2) Atraerás mejores personas a tu vida. Doy fe, te alejas de gente que te opaca y comienzas a ver como mejores personas se acercan a tu vida. Es increíble, tus redes comienzan a abrirse, llega gente muy interesante que te ofrecen propuestas que cuando no estás radiante, no llegan por mucho que las busques ¿ley de la atracción?

3) Inspiras a otras personas, pues das a conocer tu “yo” sano. Al quererte más, te gustas más y ya no buscas la aprobación en los demás. Que te adulen por las redes sociales ya no lo tomas, como un “soy el mejor profesional”, sino que agradeces su valoración, pero tú sabes quién eres. Sabes que vales mucho, pero no porque los demás te lo digan, sino porque te formas y trabajas a diario para ser conseguir tus objetivos. Tienes confianza en ti, porque confías en tu capacidad de hacer determinadas tareas, puedes aprender a hacer cosas nuevas y aprender de tus errores.


Recuerda ….Uno no se perfecciona para ser mejor que el otro, ni para destruir a nadie, sino para ser único en lo que hace.