miércoles, 25 de junio de 2014

Saca partido a tu actitud, emprende la vida



La actitud es muy importante y pocas veces se la tiene en cuenta. Se necesitan muchos gramos de actitud para vivir y para emprender tu trabajo, así darás lo mejor de ti en el área personal, en tu profesión o en los servicios que ofrezcas si eres emprendedor.


Hoy en día tenemos las herramientas necesarias y la capacidad de cambiar cualquier cosa que no refleje lo que realmente somos, pero para ello es necesario tener actitud y un modo de pensar que respalde nuestro éxito.

Está comprobado que si cambias tu modo de pensar y tu actitud, modificarás la visión que tienes de la vida, de tu empleo, de tu negocio. Nacimos para ser felices y nosotros mismos nos empeñamos en ponernos piedras en el camino para no avanzar. No le hagas caso a tus pensamientos que la mente muchas veces se empecina en limitarnos y hacer que nuestros miedos afloren. La función de la mente es crear problemas innecesarios e inexistentes. ¿No te has dado cuenta que muchas veces temes a algo que cuando pasa eso tan temido no era para tanto? Solemos magnificar las cosas y extrapolarlo a lo negativo.

No malgastes tu preciado tiempo viendo el lado negativo de las cosas, no te permitirás apreciar lo que la vida te regala, porque vivir es un milagro del que muchas veces no somos conscientes ni agradecidos. Llega el verano nos quejamos de los michelines, no nos atrevemos a enseñar el cuerpo por miedo a mostrarnos. La aceptación es la clave de la belleza. Si te niegas, tú mismo te rechazas y quedas mutilado y sin belleza. Stop! Eres mucho más que un cuerpo, eres tus valores, eres tu actitud.

La belleza interior es la única belleza posible.  (Osho)


Permítete tener días malos, no es necesario sonreír continuamente, pero tómalo como un momento. Cuando estás con la energía alta es fácil comunicar, amar, recibir y dar. Si tu energía está baja lo anterior es prácticamente imposible. Pero somos energía, y ambas van y vienen forman parte de nuestra vida. Por ello te sugiero incrementar tus días buenos porque verás cómo es más fácil relacionarte, compartir, cooperar y dar. Recuerda, en ocasiones es bueno darle la bienvenida a las lágrimas, solo así serás auténtico.


Tomémonos el trabajo en serio …. No a nosotros mismos (Clint Eastwood) Respetémonos, vamos a reírnos con nosotros mismos, no de nosotros. No somos perfectos, cuanto más perfectos nos creemos más presión nos ponemos. Los obstáculos se nos presentan para redirigir el rumbo, para tomar las riendas y darnos cuenta que quizá no estemos yendo en la dirección correcta. Si no hay obstáculos, no hay crecimiento.

¿Qué actitud tienes frente a la otra persona o cliente? ¿La escuchas? Hacer un alto y dejar de opinar para pasar a escuchar, nos ayudará a entender las necesidades que el otro tiene o puede servir para orientar tu empresa o negocio hacia el cliente. Así descubrirás los deseos e ilusiones descubriendo nuevas necesidades.

Una persona con actitud positiva puede empujar su profesión, empresa o negocio hacia el éxito. Piensa ¿Cómo te relacionas con los demás? ¿Cómo respondes frente a las situaciones que te generan estrés? ¿Eres amable o borde con tus clientes? ¿Qué respuesta das a las dificultades? Tu respuesta será la que te indicará cuantos gramos de actitud tienes y cuantos te faltan.



¿Vas a cambiar tu actitud? ¿Por dónde vas a comenzar?